El papel de la mujer en el arte moderno y contemporáneo

El rol de ciertas mujeres fue absolutamente vital en el desarrollo del arte a lo largo del siglo XX.

El papel de la mujer en el arte moderno y contemporáneo

Cuando pensamos en el mundo del arte, es inevitable atribuirle una personalidad masculina. Si pensamos en la figura de un director de museo, nos lo imaginamos hombre, lo mismo nos sucede en pensar en un galerista, aunque luego nos lo imaginemos con un equipo conformado por mujeres. Asimismo, cuando pensamos en artistas famosos nos damos cuenta de que la mayoría son hombres, resultado de que los programas de los museos presentan en un porcentaje mucho más elevado exposiciones de artistas hombres que mujeres. Ni que hablar de comisarios jefe o coleccionistas de alto rango, a los cuales también imaginamos como hombres.

En definitiva, la idea del género masculino dominando el mundo del arte está más que establecida.

 

Por ello, parece natural creer que en el pasado esto era aún más acusado, con una presencia femenina aún menor en el sector. Esta idea es errónea, ya que el rol de algunas mujeres del siglo XX ha sido más que imprescindible para conformar el arte moderno tal y como lo entendemos ahora, afectando de forma directa en su desarrollo.

 

Empecemos, por ejemplo, por una de las instituciones de arte moderno más importantes del mundo, el MoMA de Nueva York. Tristemente, es poco conocido el hecho de que este museo fue fundado por tres mujeres, que asimismo eran importantes coleccionistas y estaban mucho más comprometidas con el arte que sus maridos. Estas fueron Abby Aldrich Rockefeller, Mary Quinn Sullivan y Lillie P.Bliss.


Todo comenzó cuando el MET de Nueva York anunció su European Focus Program. Muchos patronos del arte quisieron realizar donaciones para esta causa, pero el museo se había impuesto no aceptarlas. Abby Aldrich Rockefeller, Mary Quinn Sullivan y Lillie P.Bliss estaban entre esas personas a las que se les rechazó la posibilidad de contribuir, así que se unieron para fundar el MoMA, que pronto se convertiría en la mayor institución de arte moderno de la ciudad y una de las más importantes del mundo.

 

No es solo importante el hecho de que tres mujeres fundaran el museo, si no también la radicalidad en sus gustos. Si se compara con sus maridos, quienes incluso consideraban escandalosos los hábitos artísticos de sus mujeres, éstas eran mucho más modernas y atrevidas y compraban obra de artistas como Duchamp y Picasso, que en su día eran tremendamente rompedores. A través del traspaso de sus radicales gustos al MoMA, estas mujeres dictaron las normas de cómo iba a ser el arte moderno en Nueva York, convirtiéndolo en el impulsor del arte radical. Podríamos decir que estas mujeres tuvieron un importantísimo papel en conformar lo que podría llamarse el arte del futuro.

 

Hay algunso ejemplos divertidos de cómo estas mujeres fueron trementamente modernas para su tiempo. En el caso de Abby Aldrich Rockefeller, su marido le obligó a colocar toda su colección en el piso más alto de su mansión con tal de que solo ella pudiese admirarla, ya que a él le parecía terrible. Asimismo, fue ella quién animó a su marido a encargar a Diego de Rivera el mural de sus oficinas centrales, que hablaba de la maldad del sistema capitalista. Obviamente, a su marido le pareció inaceptable. Es maravilloso ver como a la mujer de Rockefeller le interesaban aquellos artistas comprometidos que querían hablar de las problemáticas de su tiempo.

 

Otro museo importantísimo que también fue fundado por una mujer fue el Whitney, fundado por Gertrude Vanderbilt Whitney, cuyos gustos eran asimismo radicales. Un ejemplo fue el retrato que le encargó al artista Robert Henri, en el que ella aparecía mirando de una forma sensual y directa al espectador y luciendo pantalones, algo considerado tremendamente vulgar en la época. Obviamente, su marido se negó a exhibir esa obra en su casa y Gertrude tuvo que guardarla en su estudio.

El papel de la mujer en el arte moderno y contemporáneo

El papel de la mujer en el arte moderno y contemporáneo

Lo curioso es que museos de tal importancia hayan sido fundados por mujeres pero que, en cambio, no están dirigidos por mujeres. En el Whitney la primera directora, Juliana R. Force, sí fue una mujer, pero desde entonces sólo hombres han asumido esa posición. El MoMA jamás ha tenido una mujer como directora. Esto se debe a que las mujeres fundadoras de dichas instituciones pudieron hacerlo por pertenecer a una clase social muy concreta en la que contaban con los medios, pero eso nunca significó que la sociedad estuviese preparada para asumir que el género femenino era capaz de asumir un rol directivo desde un punto de vista profesional. Hoy en día, aún siendo de manera menos acusada, esto continúa sucediendo. Cada vez hay mas mujeres asumiendo cargos importantes en el sector del arte, pero cuando nos ponemos a comparar el número de mujeres continua siendo considerablemente bajo con respecto al número de hombres. Un buen ejemplo de una mujer asumiendo un rol directivo en un museo hoy en día sería el de Lissa Phillips, considerada la mujer más poderosa de la escena de arte neoyorquina, directora del New Museum, otra institución fundada por una mujer, en este caso Marcia Tucker.

 

Volviendo al tema de la constitución del arte moderno tal y como lo conocemos hoy, no podemos olvidar los nombres de otras tres mujeres también imprescindibles en el desarrollo de éste: Peggy Guggenheim, Betty Parsons e Ileana Sonnabend A pesar de no haber fundado ningún museo, estas mujeres fueron propulsoras clave del arte moderno siendo importantes coleccionistas, mecenas y galeristas.

 

Betty Parsons, coleccionista y galerista, es sobretodo conocida por ser la mujer que dio al expresionismo abstracto una verdadera plataforma sólida en Nueva York. En su galería representó a artistas de la talla de Saul Steinberg, Adolph Gottlieb, Mark Rothko, de Kooning etc. Asimismo, continuó cuidando de la carrera de artistas como Jackson Pollock cuando Guggenheim cerró su galería para regresar a París. Parsons también es conocida por haber apoyado a artistas de minorías, desde asiático a afroamericanos, hecho que en su época era muy inusual.


Peggy Guggenheim fue también una incansable coleccionista, mecenas y galerista que jugó un papel importantísimo a la hora de descubrir jóvenes talentos y hacerlos crecer, entre los cuales destaca Jackson Pollock. Asimismo, tuvo un papel principal en la introducción del arte americano en Europa y viceversa. Entre sus muchos logros, destaca asimismo su esfuerzo por dar visibilidad a artistas mujeres, celebrando exposiciones como la célebre “31 women” en la que se exhibía obras de artistas como Frida Khalo, Lee Krasner, Louise Bourgeois y Sophie Taeuber-Arp, entre muchas otras.

 

Ileana Sonnabend, embajadora del nuevo arte, ayudó a dar forma al desarrollo del arte de postguerra tanto en Europa como en Estados Unidos. Introdujo muchos movimientos artísticos rompedores como el Pop, el Mínimal, el Arte Conceptual, el Arte Povera, el New Media o la Performance, de la mano de artistas como Andy Warhol, Mario Merz, John Baldessari o Jeff Koons.

 

En definitiva, a través de este artículo nos percatamos de que el rol de ciertas mujeres, que no fueron pocas, fue absolutamente vital en el desarrollo del arte a lo largo del siglo XX, hasta hoy. Tanto por introducir el arte europeo a Estados Unidos como por impulsar nuevos movimientos que rompieron esquemas y así abrir las puertas a todos los artistas que hoy conforman el arte moderno con todas sus variantes. Es un hecho que los gustos tan vanguardistas y radicales de estas mujeres , así como la confianza ciega en su criterio, han llevado al mundo del arte a ser lo que es hoy. Estas mujeres pueden ser consideradas las arquitectas del nuevo arte, hecho de vital importancia sobre el que hay que esforzarse para mantener en la memoria colectiva, ya que si no lo hacemos estaremos asumiendo la naturalidad sobre el hecho de que los líderes del mundo del arte sean siempre hombres.

 

La historia prueba que ha habido mujeres con un gran poder e influencia en el mundo del arte. Así pues, es nuestra responsabilidad el transmitirlo con el fin de que el sistema se abra a implementar los cambios estructurales necesarios para que cada vez haya mas mujeres con acceso a cargos directivos en instituciones de arte. Asimismo, esto se traducirá en una nueva programación museística que otorgará mayor visibilidad a artistas mujeres.

El papel de la mujer en el arte moderno y contemporáneo

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.

OK | Más información